Salud Mental

La obesidad con frecuencia es acompañada por la exposición a la presión relacionada con el peso y a los prejuicios de una variedad de fuentes, que van desde representaciones negativas de las personas obesas en los medios de comunicación a las dificultades interpersonales con los miembros de la familia y compañeros de trabajo. Esto puede conducir a resultados negativos en la salud física y fisiológica, y también se asocia con aumento de peso.

El estigma del peso puede adoptar diversas formas de exclusión social, falta de respeto, comentarios inapropiados o burlas crueles.  Otro factor que incide son  las representaciones negativas de las personas obesas ofrecidas en los medios. Esta exclusión, puede conducir a la disminución de las perspectivas de empleo y de oportunidades de educación, la discriminación por parte de los educadores y los cuidadores, y dificultades en las relaciones interpersonales. Estos factores a su vez pueden contribuir al aumento de los niveles de estrés, ansiedad y una reducción generalizada en la calidad de vida.

Mujer en ropa interior
Familia en eventos al aire libre

Los individuos que experimentan altos niveles de apoyo social tienden a estar menos afectados negativamente por la exposición al estigma del peso situación que contribuye a la pérdida de peso después de la cirugía bariátrica. Contar con los amigos y la familia puede mitigar los efectos de la discriminación, reducir el estrés y mejorar el bienestar psicológico. Cuando la familia y los amigos no son solidarios, discuten o defienden conceptos erróneos que puedan tener sobre la obesidad, la pérdida de peso o la cirugía bariátrica imposibilitando la ayuda. En este tema en particular, las actitudes negativas a menudo son fruto de la ignorancia de los hechos o de preocupaciones fuera de lugar.

Sin embargo, también es importante recordar que se encuentran disponibles otras fuentes de apoyo. Asistir a un grupo de apoyo bariátrico incrementa las posibilidades para la pérdida de peso, y puede ser una fuente de consejos prácticos y de apoyo emocional. La guía de un profesional de la salud mental, proporcionar acceso a la información, asesoramiento y seguimiento de tratamientos indicados por los médicos.  La asistencia de un psicólogo o psiquiatra, En los casos de graves dificultades de relación, puede ser adecuado buscar la intervención profesional en forma de asesoramiento, de mediación o de terapia familiar.

Aspectos que se deben tomar en cuenta

Ahora es el momento de decidir cuál es el régimen que funcionará para usted y cómo va a lograr y mantener sus objetivos de pérdida de peso. El hecho de que esté pensando en la cirugía bariátrica significa que usted está pensando en una operación quirúrgica:

  • Asegúrese de que esté listo y capaz para este cambio.

  • No confíe en esta oportunidad para forzarse a nuevos hábitos.

  • El ejercicio es muy importante y es fundamental que usted comience a ser más activo. Considere la posibilidad de escribir una lista de actividades físicas, y establecer una rutina diaria, comenzando con ejercicios ligeros y simples para comenzar.

La continuidad en el tiempo de una dieta adecuada es imprescindible. Así que antes de comenzar cualquier tipo de nueva dieta considere cómo encaja en su vida en este momento. Comenzar un plan y perder algo de peso al principio es la parte fácil, pero mantenerlo constante es el verdadero reto. Si se encuentra a sí mismo desmotivado y apartándose del plan de comidas, usted no verá más resultados positivos y esto podría tener un efecto rebote que se traduce en el aumento de peso. Para sostener esta decisión necesita llevar a cabo un compromiso con los cambios de estilo de vida que sean realistas y específicos para usted y para su rutina diaria, incluyendo el trabajo, las obligaciones familiares y las personales.

El ejercicio va a ser una parte importante de su programa de pérdida de peso. En lugar de planear ir al gimnasio de forma genérica, es importante que usted fije una meta específica, como ir al gimnasio 3 días por semana durante 30-40 minutos. Esta es una meta comprobable y le permitirá evaluar si se está cumpliendo con su plan. Dos aspectos del ejercicio que deben ser combinados son la duración e intensidad.

A medida que se sienta más cómodo con una rutina de ejercicios vaya cambiando sus objetivos, aumentando el tiempo y la intensidad de sus entrenamientos, e incluyendo una variedad de actividades para desafiar a su cuerpo. La mayoría de las personas se quejan de las mesetas de pérdida de peso y esto puede ser el resultado de comer los mismos alimentos y hacer el mismo ejercicio sin variación durante un período prolongado de tiempo.

Mantenga una actitud positiva y piense en todos los beneficios a largo plazo y la disminución de riesgos para la salud que obtendrá como resultado de los cambios de estilo de vida y pérdida de peso.

La salud mental, un factor necesario en la decisión

La cirugía no es una solución para todos. Es necesario una evaluación completa y valoración de cada caso para determinar si un paciente es adecuado para la cirugía. Debido a que una cirugía para pérdida de peso es un procedimiento de modificación de la vida, queremos asegurarnos de que nuestros pacientes se han comprometido a realizar los cambios de estilo de vida necesarios.

La evaluación psicológica previa a estas intervenciones está orientada a evaluar principalmente tres áreas:

  • Hábitos alimentarios: la presencia de un cuadro activo de Bulimia Nerviosa, con vómitos o atracones frecuentes, son contraindicaciones absolutas para la cirugía bariátrica hasta que estas conductas no cambien.

  • Capacidad de comprensión de los riesgos y consecuencias de la cirugía: Se considera como contraindicación absoluta un retraso mental profundo o grave. En el caso de retraso mental moderado o leve, será necesario valorar el soporte familiar y apoyo de cuidadores que puedan responder a las exigencias del tratamiento post quirúrgico.

  • Posibles trastornos y rasgos patológicos de personalidad: se consideran contraindicados a cirugía bariátrica los pacientes con Esquizofrenia, Trastorno Bipolar, Trastornos de Personalidad Graves ó Inestables, abuso o dependencia de alcohol u otras sustancias y Trastorno Depresivo Mayor con clínica activa. En cuanto a los Trastornos de Conducta Alimentaria, se considera contraindicaciones para la cirugía la Bulimia Nerviosa, así como el Trastorno por Atracón con sintomatología activa.

Médico y paciente

Comer compulsivamente es un trastorno patológico

Tratamiento de Abuso de Drogas de pacien

Quiénes padecen esta enfermedad, presentan ansiedad y también síntomas de abstinencia similares a los observados en la adicción a las drogas. Esto es porque las mismas vías neurológicas entran en juego en ambos casos. La ansiedad y la culpa en relación a la comida. La dieta y la ansiedad pueden convertirse en un patrón repetitivo adverso respecto a la adicción a la comida. La tentación y la culpa que se producen al picar de un plato favorito pueden convertirse en una obsesión enfermiza. Existe un equilibrio injusto entre lo difícil que es perder peso en comparación con lo fácil que es ganarlo después de un atracón.

Causas de la adicción a la comida

Los patrones y hábitos de la niñez que se constituyeron durante los años de formación pueden ser una de las causas subyacentes de los trastornos alimentarios compulsivos. Por ejemplo, comer en exceso es un comportamiento común de compensación que los niños presentan para escapar del estrés y de las emociones de ansiedad. Hacer dieta en un esfuerzo por controlar el peso puede conducir a síndromes de abstinencia y deseos muy fuertes hacia alimentos prohibidos. Los síndromes de abstinencia pueden ser tanto físicos como emocionales.

Los síntomas de adicción a la comida incluyen entre otros:

  • Preocupación excesiva por el peso y la imagen corporal.

  • Comer como mecanismo de escape al estrés.

  • La incapacidad para dejar de comer, incluso después de sentirse lleno.

  • Depresión.

  • Sentimiento de culpa y vergüenza cuando come.

  • El retraimiento de la vida social a causa de la ganancia de peso.

  • Intentos fallidos de tratar de controlar la alimentación obsesiva.

Hay diferentes tipos de adicción a la comida, que pueden incluir características tales como:

  • La preferencia por ciertos alimentos tales como chocolates y helados que pueden ser caracterizados como alimentos reconfortantes y gastar una enorme cantidad de tiempo tratando de obtener estos productos alimenticios, consumiéndolos, y luego a veces recuperándose de los efectos de comer en exceso.

  • El abandono de deberes y obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa.

  • Comer con independencia de la hora y el lugar, por ejemplo durante la conducción.

La nueva alimentación emocional